Por Miguel SOLANO

Danilo Medina y su pandilla, aunque cumpliendo con el castigo bíblico pasen 40 generaciones presos, no podrán pagar el daño que les hicieron a la obra política más perfecta y humana jamás creada en esta nuestra América:El PLD.
Ese partido de hombres educados para servir al pueblo que ese jefe de pandemia tiro a la fosa de hienas. Burlarse de Juan Bosch como lo hizo el danipandillismo no se paga con prisión, pero, al menos, ya empezarán a ver un diciembre en la cárcel. Y cada hombre y cada mujer que lo invertimos todo para que nuestro PLD fuera, hoy podemos decir :¡E’preso que tan!

Compartelo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *