Por Miguel SOLANO

Charlatán, de acuerdo con tu propio cuento, Dios tomó a Lucifer y por conspirador lo envío «como administrador del infierno». Charlatán, de acuerdo con tu propio cuento, en ese lugar horroroso, está el pobre Diablo, arrastrando cadenas y tratando de manipular a los más horribles seres jamás creados. Charlatán, de acuerdo con tu propia versión, Dios es Todopoderoso, todo lo sabe y todo lo siente; es un Ser Eterno e Infinito… Entonces, ¿de dónde sale la estúpida idea de que Dios perdió sus poderes y de que el Diablo, su prisionero, se adueñara del Mundo? Estos supuestos pastores, cada vez que les reciben dinero a un político para respaldar sus personales proyectos, reinventan el cuento de que su candidato representa a Dios y sus contendientes son hijos del Diablo. Y si el político le paga bien, los más charlatanes y perversos difunden profecías que recibieron del mismo Dios. Y en esas profecías su financiador aparece como «El Salvador». Lo penoso es que sus feligreses son una comunidad sin Fe, llena de miedos que, cuando les dicen que Dios perdió sus poderes, lanzan sus gritos de perro abandonado y meten el hocico en la tierra en busca del hueso enterrado. Si usted escucha y sigue a esos charlatanes, creale a Dios, usted está viviendo el infierno.

Compartelo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.