EL DANIPANDILLISMO Y EL ENVENENAMINETO MORAL DEL PLD

POR MIGUEL SOLANO


Hasta ese momento las leyes de la cuántica no habían llegado a la sociología y el fenómeno no se entendió. Todos los que analizaron la Segunda Guerra Mundial atribuyeron el evento a las locuras de Adolf Hitler, el líder alemán del nazifacismo. Algunos, al tratar de llegar mas lejos, atribuyeron los éxitos de Hitler a la maestría criminal de Adolf Eichmann, el responsable directo de la llamada “Solución Final”.

Cuando llega a la ciencia humana las leyes de la cuántica y empezamos a ver las conductas sometiéndolas a la “Superposición, la Incertidumbre y el Entrelazamiento”, nuestras opiniones cambian. 

Y ahora nos damos cuenta de que no fue solo Hitler y su camarilla de enfermos criminales, sino que todo el pueblo alemán había sido envenenado moralmente.

El “Envenenamiento Moral”, que es así como lo he bautizado, produce la pérdida total de empatía. Ya no vemos a ningún ser o cosa como elemento generante de amor sino de odio, de mucho desprecio. Y el deseo de matar palpita en cada latido.

La población víctima de ese veneno solo ve a los pronunciamientos de su líder como los únicos que tienen validez. Y lo más interesante de ese fenómeno es que la población víctima de ese veneno sabe que es víctima de ese veneno y lo adora.

Recientemente pudimos ver ese fenómeno en los Estados Unidos, con Donald Trump y su base de seguidores. Para ellos el único alimento emocional válido, el único que aceptan, son las mentiras y las falsas teorías conspirativas, dicha por Trump y su camarilla de mentirosos.

El fenómeno con el danipandillismo en el PLD es de envenenamiento moral. ¿Cómo se produce? Para lograrlo se usa la ley cuántica de entrelazamiento, esa que la biblia llama “Aves de un mismo plumaje vuelan juntas”. Se van uniendo degenerados morales que con su acción practica llevan el mensaje a la gran población y logran entrelazar, encadenar. Una vez el entrelazamiento adquiere fuerza, los personajes representativos van siendo colocados en las posiciones de mando del partido y eso le da poder multiplicador al entrelazamiento.

Combinar la posición de mando del partido con la posición de mando en el Estado multiplica el efecto multiplicador del entrelazamiento. Y si a ello se le suma los llamados herederos, los niños bellos que lograron «sabiduría» en las universidades extranjeras, esos beneficiados libres de mala conciencia, entonces el entrelazamiento del envenenamiento moral adquiere dimensión de oro. Danilo Medina les permite el acceso a las posiciones privilegiadas del partido, porque según sus criterios, esos niños bellos terminan siendo homosexuales. Y él tiene mucha experiencia controlando a ese género.

Al quedar moralmente envenenado, el PLD ya no tiene, como estado de conciencia, el afecto. Y por esa razón, el partido correcto puede quedar en manos del hombre erróneo.

Al Danilo medina asumir la presidencia del PLD, el proceso de envenenamiento moral le permite ejercer sin que la ley moral boschista sea observada. Y es así como el espíritu corrupto degenera al intelecto porque “la estreche de conciencia es la forma mas corta al asilo de alienados”.

Al danipandillismo apoderarse de la agenda peledeísta, aunque el partido use el método correcto, predominará la memoria depresiva de su líder, predominará el efecto individual de la inconexión, predominará la depresión. Y ya no será posible crear desde lo que se siente.

Nosotros nos dimos cuenta del fenómeno que se venia incubando en el PLD y nos dedicamos a sacar del poder al danipandillismo, por y para siempre. Ahora es misión sagrada del Estado destruir su base financiera. Si no lo hacen, tendríamos que hacer lo que le hizo el glorioso ejército rojo al nazifacismo.

Compartelo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *