Golpear un (a) periodista es languidecer la libertad de difusión y expresión del pensamiento

EDITORIAL

La sociedad y la comunidad, perfil básico de la moderna Democracia, no puede tolerar que la violencia y así como el lastre de golpeo aparentemente sistemático contra, inofensivos ciudadanos, y en este específico marco de abusos, en que hombres y mujeres de la prensa cuyos trabajos fortalecen el arrugado rostro de la Patria; continúe desangrando el espíritu libertario con sus garras de violencia contra este importante poder constitucional instrumento democrático. No más sangrientas mordazas. Señor Presidente no permitas que palmeras rotas del pasado actúen enmascaradas de inestabilidad democrática.

https://www.facebook.com/100046717595462/videos/190407665859819/
Compartelo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *