Santo Domingo. -El director del hospital Infantil Dr. Robert Reid Cabral afirmó que el centro ofreció la atención requerida e hizo todo lo necesario para preservar la vida del niño de ocho años, quien lamentablemente, murió este jueves tras sufrir una descarga eléctrica mientras volaba chichiguas, próximo a su vivienda, en el sector de Cristo Rey.

Clemente Terrero explicó que en cuanto le notificaron que el infante necesitaba un Prismaflex (un insumo para dializarlo), «se autorizó por orden inmediata en menos de 24 horas pero el niño no resistió y murió antes de que llegara».

Se aclara que el Prismaflex es un insumo que el hospital no tiene y el centro asumió pagarlo. «Solo lo tienen las casas comerciales pero el hospital lo autorizó de inmediato sin escatimar esfuerzo», agregó.

Terrero aclaró que el niño primero recibió atenciones médicas en un centro privado, luego fue llevado al Robert Reid Cabral e ingresado en la Unidad de Quemados, donde se le detecta una infección que hizo caiga en estado de gravedad.

El menor fue ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos donde hizo una insuficiencia renal, cae en shock y lamentablemente, fallece.

El doctor Clemente aseguró que él mismo acudió al área de Cuidados Intensivos y se percató de la situación del niño cuando recibe la notificación de la necesidad del equipo e inmediatamente procedió a autorizarlo aunque el niño no resistió y falleció antes.

El galeno lamentó la muerte del infante y expresa sus condolencias a la madre y demas familiares.

Compartelo