Pensamiento Político 5

POR RAFAEL SANTOS.

La política (entre otras definiciones) se explica como el arte de servir con elegancia a determinados conglomerados sociales.
En nuestros pueblos, este término es llevado a la práctica a través de una rara retrocesión, en donde más que servicios, muchos van a servirse de la misma, en detrimento claro está, de toda la sociedad.
Cuando esto así ocurre, lamentablemente nuestros pueblos tienden a sufrir los embastes de una terrible involución que quiérase o no, nos lleva a un sub desarrollo muy pronunciado, el cual equivale a decir que navegamos sobre el analfabetismo político-emocional (tema que trataremos más adelante) y el cual, nos postra en un débil estado para que solo unos cuantos decidan la suerte que como sociedad debemos de correr.


La política (entre otras definiciones) es más que todo servicio, la cual y al estudiar la misma vemos que se deprende de una definición mucho más generalizada, la cual se precisa como: “La ciencia que trata del gobierno y la organización de las sociedades humanas, especialmente de los estados”.
Sin embargo, y debido a la ruin manera de como la gran mayoría, al desconocer este término, se embarcan en “meterse” a político porque entiende, que es a través de esta práctica, por donde importantes sectores de nuestras diversas sociedades encuentran su vías de soluciones para resolver problemas, primero los propios y después a los que les rodean en su aventura de ocupar posiciones políticos – electorales o no.
Cuando la política se usa como canal para solucionar problemas de nuestras comunidades, pero a su vez con el conocimiento pleno de lo que son tanto la ética como la buena moral, pues sencillamente se está rindiendo un noble servicio de apostolado social, el cual tiende a desarrollar aquellas potencialidades de los pueblos, y esto a su vez se traduce en ese bienestar colectivo que les permiten a esos conglomerados trabajar desde el seno de sus diversas instituciones otro tipo de desarrollo, el cual al final de cuenta se convierte en un fiero y real bienestar que redunda a favor de todos, sin importar sus diferencias sociales y otras.
Ahora bien, cuando se hace todo lo contrario y en vez de servir esta se usa para servirnos, la misma tal y como lo señaláramos en líneas anteriores, postra a esas sociedades y las mantiene dentro de un denso limbo corruptor, en donde los amos y señores controlan todo en base a prebendas y clientelismo, para practicar no la política como científicamente se le denomina, sino rebajar dicho termino a lo que los politólogos llamamos politiquerías.
Da pena observar de cómo algunos de los que se hacen llamar políticos, al preguntársele sobre la misma, estos no presentan discursos, ni propuestas, ni mucho menos soluciones, pues es tanto lo que ansían la(s) posición(es) que en la mayoría de los casos hasta pierden el rumbo y el humanismo interior para hacerse esclavo de algo que en realidad no sienten, como es el servicio.

NOTA: Imagen tomada de:
https://www.google.com/search?q=La+Pol%C3%ADtica+como+servicio+&tbm=isch&ved=2ahUKEwiP6PKT3sjvAhXFl1MKHXTsBhgQ2-

Compartelo