¿Leonel FERNANDEZ puede ayudar?



Por Miguel SOLANO

Ese día no estaba lluvioso, sino que la claridad del cielo lo hacia semejar a la mar caribe vestida de azul. Leonel y yo estábamos contentos. El 1995 se acercaba luminoso. Ya se había prohibido la reelección balaguerista y no quedaba la menor duda de que el debate electoral seria entre José Francisco Pena Gómez, por le PRD, y Leonel Fernández, por el PLD.
Leonel había quedado conmovido por las aseveraciones que yo le hice a nuestros amigos en Washington: “Pena Gómez no tiene como superar el 50 más uno. Ese hombre que ustedes ven ahí, llamado Leonel Fernández será el próximo presidente de la República Dominicana”
Así que ese noviembre de 1994 salimos de Harvard como a las una y media de la tarde. Tomamos la ruta 16 hacia Chelsea, Massachusetts. Leonel venía haciéndome pregunta sobre la economía del estado y yo respondiéndole.
— Profesor, note que los amigos en Washington les costo trabajo dudar de sus palabras: ¡Vamos a ganar! Y, ‘¿qué vamos a hacer?, con un auténtico interés me preguntó Leonel.
— Eso haremos. En ese momento en la estación de la emisora venia tocando “I don’t really wanna fight no more” (ya no quiero pelear mas) Y Tina Turner cantaba “I don’t care whos wrong or right I don’t really wanna fight no more” ( A mi no me importa quien esta correcto o equivocado. Yo realmente ya no quiero pelear más”.
— Lo entiendo, yo verdaderamente lo entiendo. No pelearemos más: Impulsaremos la democracia, la libertad y la justicia con paz, haremos que los sectores económicos asuman sus responsabilidades sociales…
Estoy seguro de que Leonel Fernández sería un buen presidente y me decido por aclararles cosas que son fundamentales:
— Al trabajar por más de 20 años en las corporaciones inglesas que interactúan con el estado aprendí tres cosas que en el funcionamiento de la administración pública son fundamentales.
1—Corrupción y robo no es lo mismo. El robo tipificado como delito lo persigue la policía.
2— Solo la institucionalidad derrota la corrupción.
3— Las libertades, su permanencia y garantías solo son posibles si hay institucionalidad.
Yo tenía claro los conceptos y tenía clara la experiencia de vida. Por esa razón hice lo que hice aquel 13 de septiembre de 1996 cuando denuncié que la corrupción quería apoderarse del gobierno peledeísta. El país conoce la historia: Yo fui cancelado. Pero me he mantenido firme en mi proyecto boschista de impulsar la institucionalidad. Y día por día hemos venido ganando importantes espacios, en todos los frentes, el cultural, el económico, el institucional. Puede decirse que, aunque avanzamos lentamente, hemos sido invencibles.
A pesar de aquellos hechos y a pesar de que Leonel y yo nos separamos, Leonel se mantuvo firme en el verso de Tina Turner y nunca quiso pelear más. A cada dilema le creo una comisión de dialogo, integro los sectores, impulso una nueva constitución y aunque tuvimos que batallar duro para ello, cedió el poder.
Marco Aurelio Antonio augusto (121/180 DC), tiene la fama de ser, entre los emperadores romanos, el gran pensador. Y si usted lee la meditación 12 de su segundo libro, encontrara que los preceptos de la constitución americana están contenidos en esa frase. Y la Constitución Americana fue en 1776. Es decir, 1600 años después de Marco Aurelio haberlo planteado, los humanos, una parte de ellos, fueron capaces de entenderlos, plasmarlos y defenderlos.
Considérese ese hecho para la Republica Dominicana. Entienda que la evolución humana es un proceso de camino permanente. Estamos en una lucha despiadada contra la corrupción y no ganaremos si no somos capaces de conseguir autentico aliados. Luis Abinader sabe eso y sabe que necesitamos a Leonel. Leonel sabe eso y sabe que su pueblo lo necesita.

Compartelo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.