Lluvias de bendiciones y felicidad para un ser maravilloso

Por Olivo De León

En la vida convivimos con Angeles y Demonios.
Mientras los Demonios insisten en hacernos la carga cada vez más pesada, los días más largos, la vida más insoportable, los trabajos más difíciles.
Los Angeles existen para hacernos la carga más liviana, el trabajo divertido, la vida más llevadera, más fácil, más alegre, más feliz.
Siempre están disponibles a darnos la mano en el momento que más lo necesitamos.
Se constituyen en sombras, en agua fresca durante el candente sol que nos quema la existencia. Ni
Quisqueya Primavera Guerrero es uno de esos Angeles que extiende las manos hacia donde hay necesidades que atender, sin mirar el color de la piel o la vestimenta de quien recibe sus dones.
Una mujer ejemplar. Una madre que levantó una familia trabajando día y noche. Que no se queja, aún cuando el dolor la tritura.
Quien tiene cerca, sin importar la distancia física, un ser tan extraordinario y maravilloso, como ella, sólo tiene que abrir los ojos para ser feliz.
Dios colme siempre de bendiciones, de salud, de muchos años de vida, bienestar y felicidad a quien tanta alegría y felicidad lleva a otros, a mi muy querida Primavera Guerrero.

Compartelo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *