Por Miguel SOLANO

La lógica capitalista es súper clara: la ampliación del mercado aumenta las ganancias.

La lógica democrática es súper clara: una Clase Gobernante impone institucionalidad.

Entonces, ¿por qué la CIA ha invertido todos los recursos disponibles para evitar que en la América Hispana haya expansión del mercado y Clase Gobernante? ¿Está la CIA en contra del desarrollo capitalista y la estabilidad democrática?

En los finales de 1995 me reuní con la directora de proyectos, en Washington, del Comité Demócrata. Me preguntó qué teníamos que hacer para que el mercado y la estabilidad política llegarán a América. Le respondí: construir organizaciones política como el PLD.

Me preguntó cómo lo habíamos hecho y qué yo podía darles para que ellos comprendieran mejor el fenómeno. Le respondí lo mejor que pude y le asegure que el libro de Juan Bosch, sobre el PLD, era fenomenal. Le encantó y me pidió que le consiguiera unos cuantos ejemplares.

Llamé a Leonel, le expliqué los detallitos de la reunión y le pedí que me trajera la mayor cantidad de ejemplares que pudiera cargar.

Leonel llegó una semana después y me trajo tres ejemplares, que entregué a mi amiga. Teníamos una agenda de trabajo que desplegamos exitosamente.

Tres semanas después, llegó a República Dominicana, a la cabeza del Comité Demócrata que trabajaría con la Junta Central Electoral, mi amiga. Luego de un fuerte abrazo, su primera palabras fueron de agradecimiento por los libros. «¡A todos nos encantó, a todos nos encantó…!», me confesó.

Bill Clinton lleva a los demócratas de regreso a la Casa Blanca y por toda América surgen movimientos políticos al estilo PLD, que creen en la expansión del mercado, con libertad y distribución de riquezas.

Pero vaya calamidad. La oligarquía latinoamericana se negó a respaldar esos movimientos. Cuando Leonel Fernández intenta regresar al poder, en el 2004, no hubo un sólo oligarca que le extendiera la mano. El PLD regresa, Leonel es inteligente y comprende el fenómeno.

Un movimiento tipo PLD no puede depender financiera y emocionalmente de la oligarquía. Había que construir una Clase Gobernante. En la historia de la humanidad no se ha desarrollado, sin saqueadores y corruptos, una Clase Gobernante.

Eso lo sabe la CIA, y lo sabe, muy bien, Washington, pues ellos saquearon al mundo.
Pero la CIA ha destruido los movimientos destinados a expandir los mercados y crear una nueva clase gobernante. Destruyeron al Brasil, Argentina, Venezuela, Nicaragua… ¿Sobrevivirá el PLD?

Compartelo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.