Por qué tantos errores políticos en nuestros países tercermundistas?

 

Pensamiento Político 20

POR RAFAEL SANTOS
Cometer errores es natural, pues no somos seres perfectos y como tal estamos plagados de miserias humanas, las cuales incrustadas en nuestras interioridades nos convierten en seres que de manera natural respondemos a las leyes de la naturaleza, y por lo tanto, nos regimos por esos patrones que a la larga se convierten en parte muy intrínseca de nuestro desarrollo como personas dotada con defectos y virtudes.

Sin embargo, y este es el caso que nos ocupa, el aspecto de los errores cuando se cometen desde la perspectiva de la política, pero no uno ni dos, sino cuando estos se convierten en prácticas constantes dentro de aquellas entidades y organizaciones, agrupaciones o partidos políticos, o por qué no, cuando los mismos son recurrentes alrededor de aquellos que se hacen llamar los líderes de los mismos.
La pregunta del por qué se cometen tantos errores políticos en nuestros países tercermundistas, conllevaría a tener múltiples respuestas, y hasta se podría decir que las mismas bien se derivarían de ciertas actitudes que de manera natural responden a lo que al inicio decíamos en las líneas introductorias del presente tema.
Debemos anotar en el presente pensamientos, que sí, los errores son de los humanos, y los partidos, agrupaciones y movimientos políticos están compuestos por humanos, y los líderes no son extra terrestres sino humano, pero habría que analizarse la pregunta que da a luz el presente pensamientos, del por qué tantos errores, y la respuesta es bien simple y a continuación nos vamos a permitir enumerar algunos de los elementos que bien podrían llevar a que dentro de la política se cometan tantos errores, veamos.
La palabra errores de acuerdo al diccionario de la lengua significa “idea, opinión o expresión que una persona considera correcta pero que en realidad es falsa o desacertada”, y esta se da en términos organizacional cuando pretendemos hacer valer nuestras opiniones, olvidando muchas veces que además de nosotros como seres pensantes hay otros que también y al igual que nosotros bien podrían tener la razón de los que plantean.
De ahí es, que al creerse algunos tener la verdad absoluta en aquellas entidades a las que pertenecen, los mismos siempre tratan de imponer sus criterios, dejándose obnubilar muchas veces por un rancio orgullo que a la larga no es más que la ante sala de un posible fracaso por no saber escuchar las opiniones y las disensiones ante los demás.
Debemos tener presente algo, y es que la política es también pluralidad y discusión, por lo que quienes dicen llamarse como tales, tienen que entender que cuando se discuten temas que tienen que ver con el interés colectivos, hay todo un océanos de ideas, las cuales deben de sopesarse para desde las mismas discusiones sacar las mejores y ponerlas en funcionamiento, lo que al final siempre traerá consigo bienestar y desarrollo para el conglomerado.
Ahora bien, cuando se imponen las ideas de uno solo o de un grupo en particular, haciendo muchas veces valer el poderío que se tiene al interior de dicha entidad, pues lamentablemente se caen en constantes errores y esto a su vez sumergen nuestras sociedades tercermundistas dentro de un raro laberinto que terminan lacerando las buenas oportunidades de desarrollo de los habitantes que han confiado en el liderazgo político de esas ciudades o países.
También se cometen errores no solo al hacer valer nuestras ideas, sino además al pretender que las organizaciones políticas a la que se pertenecen, son pertenencias exclusivas de quien dice controlar a las masas, así como cuando se actúa de espalda a los que son los verdaderos intereses de las grandes mayorías.
Finalmente, podríamos mencionar toda una carpeta del por qué los políticos de los países tercermundistas cometen errores, sin embargo hemos querido dejarlo hasta aquí para que usted, al leer el presente pensamiento, usted amigo lector piense en los políticos de su lar nativo y analice algunos de los principales errores que estos cometen, y los cuales, se convierten en las piedras angulares que los hacen bajar de aquellos peldaños que una vez lo subieron al poder.
NOTA 1: Con el presente pensamiento, damos por concluida las publicaciones de los 20 que de manera inicial nos habíamos propuesto, en lo adelante les avisaremos el destino final que tomará el compendio de los mismos. Espero que estas nociones les hayan servido de algo para entender un poco mejor el comportamiento de los principales actores y de la política como tal. (Rafael Santos, 829 340 6302).

NOTA 2: La presente imagen fue tomada de:https://www.google.com/search?.

Compartelo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *