¿Qué viene con Biden para Latinoamérica?

Por Johnny Sánchez

El futuro presidente Biden no es, ni será un copy cat de las medidas usadas por Obama. Entendió que ser su vice no le proveía poder durante el 2008 al 2016 para imponer su agenda con socios latinoamericanos,Obama dirigía y punto.  Dice que tiene su plan y es combatir la corrupción, el cambio climático y fomentar las inversiones en región liderando, el repudio al legado político de Trump en la zona latina que nos dejaba boca abiertos. Biden, el solucionador de problemas del gobierno de Estados Unidos para América Latina acumuló miles de kilómetros en viajes a esa región y pasó incontables horas cultivando relaciones con los líderes centroamericanos. También ayudó a convencer al Congreso estadounidense de que aprobara un paquete de ayuda de 750 millones de dólares para la región. Con base en su experiencia en Centroamérica, Biden y su equipo de asesores de política exterior han diseñado planes para la región que son tanto un repudio al enfoque duro de Trump, como un intento de resucitar las iniciativas de la era de Obama. Biden en Guatemala en 2015, después de una reunión con líderes centroamericanos para tratar el tema de la ola de niños inmigrantes que iban a Estados Unidos, gano méritos con Latinos. Mientras que el enfoque de Trump para la región se centró en frenar el flujo de inmigrantes y drogas mediante la implementación de duras medidas de cumplimiento de la ley y amenazas de imponer sanciones económicas a los países vecinos. Por eso vimos a muchas familias migrantes y sus hijos separados en la frontera, y ahora no se pueden encontrar a los padres de 545 niños, según consta en diversos documentos judiciales. El exvicepresidente siente que, durante mucho tiempo, Estados Unidos ha sido visto en la región como un “matón que le impone sus políticas a los países más pequeños”, según escribió en su libro.Una Casa Blanca de Biden funcionaría más mediante la persuasión, escribió. Biden propone un paquete de ayuda de 4000 millones de dólares para Centroamérica y Caribe con el fin de atender muchas de las causas de la migración no autorizada y ayudaría a apaciguar un tema sensitivo de la política estadounidense. Por su parte, la administración Trump que termina en enero 2021, sorprendió a muchos en América Latina cuando resucitó la doctrina Monroe en 2018 para rechazar los avances diplomáticos y comerciales de China en América Latina. Para expandir la influencia China en América Latina, Pekín ha invertido en grandes proyectos, como las instalaciones portuarias en La Unión, El Salvador y quiere hacerlo en otros países. Juan González, exfuncionario del gobierno de Obama que aconseja a Biden en asuntos de América Latina, dijo que el gobierno de Trump ha logrado poco en la región porque, en gran medida, la ha visto como fuente de inmigrantes no deseados y a través del prisma de los muy disputados bloques de votantes latinos en Florida. Los cubanos embarcados por líderes demócratas en Bahía de Cochinos, contra Castro, votan siempre contra demócratas, sin importar agenda, ganaron Miami, Florida los republicanos con estrategia miedo, “Biden se muere y quedara la negra, ellos tienen ideas socialistas, etc., etc.”. pero ese odio, debe disolverse son 50 años y nadie acaba con los Castro, ni Trump que lo prometió, lo cumplió. Trump detuvo en 2019 una gran parte de la ayuda a Centroamérica que Biden había implementado. En la era de Trump, los líderes de esos países han tenido pocos incentivos para mantener las promesas anticorrupción que hicieron durante gobierno de Obama. Guatemala, que había establecido un grupo de trabajo contra la corrupción integrado por expertos internacionales, lo dio por terminado en 2018 y no enfrentó ninguna consecuencia por parte de la administración Trump. El esfuerzo del gobierno de Trump para sacar del poder al líder autocrático de Venezuela, Nicolás Maduro, al reconocer al líder opositor Juan Guaido como el presidente legítimo del país, fue apoyado por muchos líderes mundiales. Pero las sanciones que impuso Estados Unidos para expulsar a Maduro del poder no han logrado su objetivo, aunque el país se hundió más profundamente en la ruina económica. Quienes recogen ese plato roto? Los países hermanos latinos de Venezuela, tenemos miles con visa humanitaria deambulando sin empleo en nuestros países, o dedicándose a la profesión más antigua del mundo para sobrevivir. Lo siento venezolanas. No todas. 

Compartelo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.