Por Danilo cruz Pichardo

Mi discurso es muy breve: saludo al presidente de la República, Luis Abinader, por sus enérgicas palabras de reproche y de repudio a agentes policiales que asesinaron hoy a dos jóvenes cristianos (pareja recién casados) indefensos y pacíficos. Se trata de uno más de los tantos excesos policiales que conmueven a la sociedad dominicana, con la diferencia que esta vez, en un hecho sin precedentes, el presidente de la República no ha sido indiferente y anuncia las medidas correspondientes en torno al

Compartelo