miércoles, agosto 17, 2022
InicioNoticiasPlataforma GremialA mi amigo, el angelito celestial inmaculado David R. Lorenzo

A mi amigo, el angelito celestial inmaculado David R. Lorenzo

.

Por Federico Pinales

Con tu artículo escrito después de la Asamblea General Ordinariamente de pasado 18 de Junio del 2022, veo que hace un extraordinario esfuerzo por presentarte, inútilmente, como el Mesías enviado por el altísimo, para que con tu pretendida pureza, desparatice, higienice, desinfecte y elimine todas las bacterias putrefactas que “mantienen contaminada la institución llamada Colegio Dominicano de Periodistas(CDP)”, donde al parecer lo único que sirve eres tú y quienes siguen y reproducen tus fábulas siquiatricas crónicas.
El contenido de ese artículo me revivió aquel triste espisodio, donde el ex-procurador general de la Republica, hoy huespede de la cárcel de Najayo, quiso presentar a una de las mujeres profesionales más puras del país, como algo peor de lo que realmente era él.
Pienso que ese personaje es un alumno aventajado tuyo, desde el punto de vista de la capacidad de manipulación, para confundir a la sociedad, tratando de asquericiar a otros con los hecrementos que él mismo esparcía, junto a quienes por conveniencias personales, les seguían, pero que ahora lo abandonan en los momentos más críticos, tal como te ha sucedido en todas las derrotas electorales y en la última asamblea, por cuyos resultados expulsaste tantos desechos nauseabundos, en contra de ciudadanos ante los cuales debías y debes inclinarte reverentemente, en señal de respeto y gratitud, por haberte tolerado tanta perversidad, durante tanto tiempo.
Ya en una ocasión les advertí a tí y a Convergencia, que en bocas calladas no entran moscas.
En esta ocasion me voy a limitar a invitarte a que analice línea por línea el contenido de tu artículo de referencia, haga un examen retrospectivo de todas tus actuaciones en el SNPP, CDP, en el IPPP y en todos los procesos electorales, desde el punto de vista moral y ético, para ver si en realidad tú te siente con la suficiente autoridad moral, como para salpicar a titirimundachi con tus pestilencias verbales y escritas.

RELATED ARTICLES

Deja un comentario

Most Popular