Abinader encontró un país enfermo

Por Danilo Correa

El presidente Luis Rodolfo Abinader Corona, el 16 de Agosto recibió la conducción del poder democrático dominicano, sin ni un centavo para enfrentar el azote del Covid-19 una población sin oxígeno en sus pulmones ni en su estómago.

Aun así, en estos seis meses de su mandato constitucional ha demostrado firmeza en la lucha contra la centenaria pandemia de la corrupción y honradez al manejar los devaluados recursos del fétido erario público. Los fariseos del PLD, desde su sinagoga enrarecida pretendieron amordazar la primera aurora del gobierno del Partido Revolucionario Moderno (PRM) con la finalidad de florecer miedo y justificar su derrota electoral con gemidos de minotauros

Realmente estamos frente a un honrado presidente preocupado por la salud y suerte de sus conciudadanos, el primero en poner su coraza contra el Covid-19. Entonces, esta administración representa los intereses de los caídos en el pantano histórico de los miserables, como se refleja en la memoria de Victor Hugo. ¨LOS MISERABLES.¨
Jamás gobernante en la historia republicana había asumido las riendas de la nación dominicana en semejantes condiciones de deterioro patriótico y en condiciones infrahumanas como para sobrevivir frente a una realidad de salud publica en estado de vergüenza/inoperancia
Se evidencia que los caras pálidas de aquel ocaso, únicos dueños, ladrones del tiempo, se dedicaban en construir panales de abejas para su rebaño de insectos en detrimento de un sistema democrático maquillado de fraudes…

Aquellos manganzones, riferos de miserias hoy tutumpotes del Partido de La Liberación Dominicana (PLD), manipularon el legado del Profesor Juan Bosch, en beneficio de sus cuentas bancarias y otras propiedades confiscadas al pulso de la historia. No tenemos que entrar en detallar, pinceladas que hoy la justicia se encamina en desvelar su verdadero rostro/perfil centenario.
A pesar del ladrido y maullar de esos empresarios del otoño, tenemos el compromiso con la acosada Patria de nosotros, en impedir que esos jineteros predicadores de ultratumba, monstruos de oscuras alamedas regresen de nuevo desde su antiguo corrupto cadáver de poder.
Las hojarascas millonarias del Partido de La Liberación Dominicana (PLD), lucen lánguidas y sus analfabetos versos democráticos de enmudecidas iracundas bocinas, amenazan con volcar el Covid-19 hacia los bronquios de lámparas proletarias. Hoy tenemos el compromiso cívico si es necesario de madrugar junto a las huellas/ pasos del correcto Primer Mandatario de la República Dominicana, Luis Rodolfo Abinader Corona.¡¡ Ni un paso atrás!! Si tenemos que volver a sembrar las urnas de flores, convertiremos el horizonte en músculos de banderas.

Compartelo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.