Belleza y otoño en competencia

Autor:Víctor Elías Aquino

Ver con los ojos del alma y los espejos del corazón la fotografía de la tía Lupe y su nieta Ana Victoria caminando de la mano por un parque en Estados Unidos, es vivir, y como dijo mi amigo Miguelito, refiriéndose a una fotografía mamá, ¡Esa gráfica me dio vida!

Una imagen única e irrepetible en el tiempo y el sideral espacio, la estación otoñada le sienta bien en el pelo a la tía Lupe, combina y compite con las flores multicolores, diría Rossanna con una sonrisa labial.

El paseo, recuerda varios de los recorridos que han hecho por el Palacio de Palacio de Buckingham las reinas y reyes de Inglaterra, a diferencia de ninguna contó con la presencia de Ana Victoria.

El otoño es muy educado, le regaló a la tía parte de su belleza. A sus 94 años, sus pies caminan seguros, están afirmados por el que era, el que es, y el que ha de venir. Gracias Dios por contar con la presencia de la tía. Desde el cielo mamá diría, ¡mana te ves linda mana!

Compartelo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.