Estos

monstruos

al servicio

de la noche,

cirugías

parásitas

de otroras

tiranías 

Cazadores de lágrimas,

haciendo redadas

al descalzo horizonte

Y

hambrientas

 miradas

asustadas,

sin fronteras,

se arrodillan

en las pestañas

de dos patrias

ciegas de dolor

Por las nalgas de

este impío mundo

contemplamos:

 el río Masacre

cementerio de sangre

 asesinada en la garganta

de Dios

 Y

Corruptos uniformes

de aquí y de allá,

masticando madrugadas

sin euros ni documentos

maquilladosde verdes

Charcos y latidos del sudor,

apresado por la ignorancia,

violenta maquinaria

putrefacta y utópica

educada entre dos Patrias

divida por el hambre 

y la corrupción evangelizadora

de cadáveres

  Y

el pueblo 

haitiano en busca 

de Dios, se deja

esculpir en la pólvora

del tiempo

Ayer

perseguían 

cristianos

Hoy

persiguen

y crucifican

también

lo que cubren

el color de supiel

congemidos

históricos del Masacre

Quienes

gobiernan el desorden

democrático

en el nombre

de Jehova

han contaminado 

la sangre

derramada

en el vientre de la vida,

por su afán 

en cruzar

del odio

a la ira

Pero,

estos

burócratas 

centinelas,

guachimanes

de avergonzadas

banderas,

confusiles

y escopetas

persiguen 

y deportan

el otoño

de este

 invierno

Autor:

Ramón Danilo Correa

26 de Febrero de 2013

Compartelo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.