domingo, octubre 2, 2022
InicioOpinionIncertidumbre Económica

Incertidumbre Económica

POR Miguel SOLANO

La única manera en que el capitalismo funciona eficientemente es con un mercado insatisfecho, pero con clientes conformes, alegres, gentes que ven en esa incertidumbre una posibilidad de inversión rentable. Como la ciencia es ahora la dueña de la economía, el cuco del desabastecimiento no dura mucho, pues en la actualidad no hay cosas que no se puedan hacer y hacerlas rápidamente. Las vacunas contra el COVID lo demostraron.

En esa realidad las empresas que cotizan en bolsas “han entrado en la categoría de acciones meme, con precios más basados en modas, fiebres compradoras y sentimientos que en las cuentas de la empresa”.

Cuando esas empresas cotizaditas en bolsas entienden que no sobrevivirán en la actual economía, entonces los ejecutivos idean los planes, aprendidos en las universidades, para enriquecerse rápida y enormemente. Entra en juego el fraude: uso de información privilegiada y administración desleal, inflar artificialmente la cotización de las acciones de la compañía con informaciones falsas y engañosas. La cotización cae, los ejecutivos compran, las cotizaciones suben y los ejecutivos venden y la cotización vuelve a desplomarse al punto en que hay que declarar la banca rota. Y la bancarrota lo cura todo. A veces hay ejecutivos que como parte del plan de bancarrota tienen que suicidarse.

Los que han comprado los billetes de lotería se sienten estafado y demandan y el consejo administrativo responde con un comunicado diciendo “la empresa se encuentra en las primeras fases de evaluación de la reclamación, pero basándose en los conocimientos actuales, cree que las alegaciones carecen de fundamento”.

Pero el enorme dilema del capitalismo actual es que las necesidades no prioritarias, es decir, esas que no se renuevan diariamente, como las alimentarias, están satisfecha, enormemente. Los clientes están comprando las carnes, el arroz, los vegetales y más perritos calientes, atún en lata o pollo”. ¿Cuáles son los márgenes de ganancias en ese sector? Están tan ocultos que a los venditos productores siempre hay que subsidiarlos

Buscando mecanismos para aumentar las ganancias del sector, el sistema genero una enorme inflación. Los economistas decimos que la inflación es el impuesto más injusto: no necesita aprobación de ningún Congreso y afecta desproporcionadamente a los más vulnerables. Pero en términos geográficos, el aumento en el costo de vida es un fenómeno tan global como la COVID, porque en gran parte es consecuencia de la necesidad del sistema.

Empezó hace más de un año. El covid19 le permitió usar sus dos detonantes favoritos: los subsidios y las transferencias de efectivo que hicieron muchos países a trabajadores y sectores más frágiles para prevenir una caída mayor en sus economías (eso disparó la demanda). A ello agregaron algunos obstáculos a las cadenas de suministro (eso limitó la oferta). Pero no era bastantes, entonces iniciaron el conflicto bélico ruso-ucraniano que inyectó más incertidumbre a la fórmula.

Las fraudulentas escuelas de economía ahora propagan la idea de que “en esencia, la inflación no es más que las expectativas sobre los precios en un determinado momento”. “Si un productor o un comerciante creen que sus insumos van a salir más caros mañana, aumentan los precios hoy. Y no hay nada que inquiete más que una guerra que nadie sabe cuánto va a durar, y que afecta en forma directa los precios del petróleo y de algunas materias primas”.

Y para cocinar la incertidumbre mundial el Fondo Monetario Internacional, dispara sus proyecciones: “la inflación promedio en esta parte del mundo será de 11,2% este año y 7,1% el que sigue, muy por encima de la meta más común de entre 2% y 4%. Aun así, el número promedio puede ser un poco engañoso, porque no retrata los incrementos más dramáticos ni las decisiones que cada familia tiene que tomar (no es lo mismo renunciar a las vacaciones que elegir entre la carne y las medicinas)”.

Los ricos políticos de nuestro capitalismo, como administradores de nuestros gobiernos, bajan aranceles, aumentan subsidios y eliminan impuestos para aliviar al consumidor, para alegrar al votante, pero los bancos centrales, para destrozar esas medidas, suben las tasas de interés. Nosotros estamos llenos de mucha informalidad, como las que pueblan el continente, la política monetaria diseñada, supuestamente, para controlar la inflación tarda en surtir efecto o nunca lo hace. Los sufrimientos, los golpes van revelando el nivel de precariedad y las agonías de unos pueblos que no saben porque defienden al sistema.

RELATED ARTICLES

Deja un comentario

Most Popular