Se hizo justicia al no permitirse el aeropuerto en Bávaro

Por Kelvin Ortiz Faña

República Dominicana, específicamente la región Este del país, por meses vivió como suspendido de un hilo, oscilando entre la permanente frustración y la fugaz esperanza de que no se haría justicia por la aprobación del Aeropuerto Internacional en Bávaro. Un atentado al Medio Ambiente y al turismo en general. Pero también, una violación a las leyes y la Constitución dominicana.

El pueblo ve con anhelo la decisión del Instituto Dominicano de Aviación Civil (IDAC), quien declaró como lesivo al interés público el proyectado aeropuerto, haciendo justicia y respondiendo a la legitimidad.

Con la disposición del IDAC, quedó comprobado lo que expresaban los expertos en Medio Ambiente y turismo, pero también, los análisis de los expertos en derecho, quienes coincidían que la aprobación de ese aeropuerto violaba los principios, normas y procedimientos establecidos en el ordenamiento jurídico vigente. También, que ponía en riesgo la seguridad aeronáutica del país y la operación de otras infraestructuras existentes, que por años a ayudado el desarrollo económico y turístico del país.

Todos concluían en la suspensión inmediata de la construcción de ese proyecto. Tal y como hizo el IDAC en su resolución de hoy.

De manera particular, felicito al director del IDAC, Román Caamaño Vélez, quien tuvo la valentía, el patriotismo y la decisión correcta de suspender el aeropuerto en Bávaro. Es justa también reconocer su coraje al revelar una serie de irregularidades en el proceso de aprobación del proyecto.

Por Kelvin Ortiz Faña

Compartelo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.