¿TRUMP perderá el senado?


Por Miguel SOLANO

Joe Biden ganó las elecciones con más de 4 millones de votos por encima de Donald TRUMP y obtuvo 306 delegados, cuando sólo necesitaba 270, 36 más que lo necesitado, acumulando el 56.87 por ciento de los delegados.

Hay algo que universalmente une a todos los perdedores: Suelen aferrarse a las cosas más estúpidas y entonces las calamidades de la derrota se incrementa.

TRUMP ha puesto a Rudy Giuliani y su hijo Donald al frente de un grupo de patanes que creen que los tribunales son cabaret llenos de prostitutas a las que se les paga por el servicio. En todos los casos perdieron. Y si vuelven a internarlo perderán mas.

Pero el daño no se lo están haciendo ni a la democracia, ni a las instituciones ni a los demócratas. El irreparable daño se lo están haciendo al partido Republicano. Con la campaña de que las elecciones son fraudulentas y de que el voto no tiene ningún valor les están diciendo al votante republicano «no pierdan su tiempo en esa mierda».

TRUMP, Giuliani y sus tarifas de patanes destruyen emocional y estructuralmente al votante republicano. El demócrata se enriquece emocional y estructuralmente. Goza la victoria, goza el poder legal del voto, goza la experiencia de saber que su decisión importa…

Y ocurre que el senado está empatado 48 a 48. Los dos senadores que deciden quién controlará son de Georgia. Y serán electos en una elecciones especiales que se celebrarán en enero, antes de que Biden y Kamala tomen la Casa Blanca.

El jefe del senado, republicano Mitch Mcconnell, siguiendo la línea fatal establecida por TRUMP, declaró que si ellos «mantienen el control del senado los demócratas no podrán imponer ninguna reforma, que todas serán bloqueadas».

Esa insensatez lanzará a las fuerzas democrática de Georgia y de todo los Estados Unidos a una batalla como jamás se había visto. Los demócratas tomarán las calles, las montañas, los edificios, los clubes, las familias y lucharán sabiendo que el poder del voto es irrevocable, lucharán llevando en su corazón el goce de haber triunfado, lucharán sabiendo que las impostergables reformas hay que otorgarles el poder del voto.

¿Y cómo lucharán los republicanos? Amenazando con demandar si pierden. La peor cosa del mundo es entrar en una guerra con un ejército que viene de una espantosa derrota. El ejército fue despojado de sus armamentos , de su fuerza moral y de sus objetivos. Y está hambriento, cansado y herido.

Así que, amigo lector, puedo profetizarte que los demócratas, con Kamala Harris votando en el senado, asumirán su control. Y TRUMP y Mitch habrán sido los responsables de la pérdida de la Casa Blanca y el senado.

Compartelo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.