miércoles, mayo 18, 2022
InicioOpinionUcrania: las manipulaciones de un marxista y lo que oculta  

Ucrania: las manipulaciones de un marxista y lo que oculta  

Por Arturo Morato

Prefacio

En mis modestas aportaciones de opinión he sostenido que, no hay ideología más perversa, sanguinaria, cruel, mentirosa y manipuladora que la filosofía política marxista. Pero, lo que es peor, son los apologistas que abogan por esta doctrina esclavista, siendo su finalidad ganar adeptos a su causa y justificar las acciones que hacen o dejan de hacer los regímenes totalitarios o autócratas que la representan. Un ejemplo de ello lo tenemos en la figura del carcamán marxista Miguel Espaillat Grullón, que cada sábado se encarga de manera descarada a favorecer a los mismos y atacar con mentiras  a su enemigo favorito: los Estados Unidos que es irónicamente, la nación que él motu propio eligió para vivir tranquilo, en paz y disfrutando de los beneficios sociales, políticos y económicos del «capitalismo neoliberal y degradante».

En esta oportunidad, voy a responderle y hacer algunas puntualizaciones en algunos pasajes de su kilométrico artículo del sábado 9 de abril, en donde, como siempre, se empeña es destacar algunos episodios bélicos de los Estados Unidos como nación de principalía en la geopolítica. Obviamente, el Pinocho del Bronx, solo se esmera en señalar ciertos hechos, pero jamás se acuerda de los cometidos por las dictaduras que tanto él defiende y apoya, los cuales son muchos más y aborrecibles. Es decir, de manera eufemística, «se hace el loco o el niño para que lo carguen». Voy a tratar de recordárselos sujeto a la historia de los mismos. https://almomento.net/por-su-iniciativa-contra-putin-felicito-al-senador-adriano-espaillat/

A Miguel Espaillat Grullón lo he considerado siempre un mentiroso tenaz, un arribista, un inmoral y carente de ética en lo político. Un cara dura, un camaleón, pero sobre todo, un cínico e hipócrita que se prestó para hacerse ciudadano de esta gran nación, no porque su corazón lo anhelaba y se identificaba con el sistema político y económico, sino más bien, para beneficiarse del mismo de manera soez y ejercer de manera tranquila y segura su labor de zapa, algo que le estaría vedado y pondría en riesgo su cabeza en los regímenes socialistas y totalitarios que tanto él apoya, aboga y defiende. Dejar que un abyecto de este calibre se inserte en la vida de esta nación, es muestra palpable de la gran democracia que aquí se vive. Veamos:

La guerra en Vietnam

A manera de justificación y sin el menor rubor, Miguel Espaillat Grullón recurre a la pasada guerra en Vietnam, a fin de darle validez a la masacre y latrocinio en contra de la población civil cometida por Rusia, en ciudades ucranianas como Bucha, Mariúpol, en donde aparecieron ejecutados y esparcidos por las calles y atados de manos con balazos en la cabeza, hombres, mujeres, niños y ancianos que no estaban en el frente de batalla, sino simples ciudadanos atrapados en una guerra a raíz de la invasión a su país, lo cual constituye un crimen de lesa humanidad por parte de Rusia. Ser defensor de esa barbarie a través de un artículo, es ser infame e indigno, además de ser un sádico. Aprovecho para decirle al «eminente escritor, Ing. agrónomo y político», que la palabra «lesa humanidad» se escribe con minúscula y no con mayúscula en el marco del contexto en que la escribió.

Si bien fue un hecho trágico la quemadura de la niña Phan Thi Kim Phúc, en Vietnam a raíz de un bombardeo, hay que decir que los guerrilleros del Vietcong se camuflajeaban con la población para darles ataques sorpresas a los soldados norteamericanos. Era obvio que, dada esa táctica, era difícil muchas veces, distinguirlos de los campesinos o la población civil y, obviamente, se iban a producir  daños colaterales, por lo indicado más arriba. Desde luego, con eso no quiero justificar el uso de ese químico en una guerra. Ahora bien, ¿han leído los amables lectores alguna vez a un marxista reconocer un error de ese tipo, o criticar una atrocidad como la cometida por Rusia en su invasión a Ucrania? ¿O en su defecto, lo han visto en los escritos del arribista Miguel Espaillat Grullón? Todo lo contrario: él ha justificado esta matanza de civiles inocentes.

Pero, a diferencia del criterio avieso y mal intencionado del Pinocho del Bronx, la afectada Phan Kim Phúc, hoy una mujer adulta y con dos hijos, cuando se casó y en vuelo de luna de miel desde La Habana a Moscú, (ambas dictaduras queriendo sacar protagonismo) ella y su esposo en una escala técnica, pidieron asilo en Ontario, Canadá y obtuvieron la ciudadanía canadiense. O sea, huyeron del «paraíso comunista» vietnamita. Luego, y ya en territorio norteamericano, ella participó en el Día de los Veteranos y estando allí, perdonó a uno de los pilotos en dicho ataque y a todos los soldados de los Estados Unidos. Ahora viene este marxista  sádico, hacer alardes y aspavientos con un hecho pasado de más de cuatro décadas y pretender apropiarse de sentimientos ajenos, cuando una de las principales afectadas volteó la página.

La masacre de My Lai

En torno a la masacre de My Lai, fue un hecho execrable y en lo personal lo rechacé. Ahora, lo que no dice el fabulador marxista, es que el pueblo norteamericano repudió eso y la justicia hizo lo propio al condenar al teniente William Laws Calley Jr. a cadena perpetua durando tres años preso y conmutada luego por el presidente Richard Milhous Nixon Anthony, ejerciendo un poder que le confiere la constitución de la nación. Nadie esperaba esa decisión y hay que recalcar, que es una potestad del presidente que hay que acatar, aunque no sea del agrado. Hay que recordarle al «abogado» (lleva 4 décadas sin ejercer arrimado al imperio) que hay un principio jurídico que  reza: «non bis in ídem» o sea, «nadie puede ser juzgado dos veces por un mismo delito», con lo cual, el teniente Laws Calley está exento de cumplir su pena.

Ahora bien, me sorprende ver el sentimentalismo retardado y trasnochado, casi al nivel de un monje tibetano, de un sádico marxista como lo es Miguel Espaillat Grullón, al señalar estos actos trágicos en la guerra de Vietnam. Pero sabemos que lo hace no por sentirlo en realidad, sino más bien, para lanzar sus dardos venenosos en contra de los Estados Unidos de manera cínica e hipócrita. ¿Por qué digo esto? Bueno, si realmente fuera honesto y rechazara los actos de masacres y genocidios en sentido general y no focalizados, como los marxistas acostumbran, también debió condenar los actos criminales, genocidas y repudiables tanto en Chechenia como en Siria, del general ruso Aleksandr Vladimirovich Dvórnikov, un  matón al servicio de Vladimir Vladimirovich Putin Putina, al cual ha puesto al mando de cara a la invasión a Ucrania.

Es bueno recordarle al inefable marxista que llamó «eminencia» a Vladimir Putin, que este asesino con uniforme y galones rusos, se le apoda «El Carnicero de Siria», no porque sea un militar samaritano, honorable, ético y noble, sino porque tanto en Chechenia como en Alepo, Siria, ha exterminado a miles de seres humanos con su política de tierra arrasada, quemada con bombas, agentes nervioso, centros de torturas, etc. Me pregunto: ¿Acaso Miguel Espaillat «ignora» estos episodios en Alepo y Chechenia de este general ruso genocida o se hace el pusilánime para venir a escribir adolorido sobre My Lai?

Más adelante y siguiendo con sus absurdas comparaciones, el sádico marxista hace un relato desde el párrafo 21 al 26 de las guerras y conflictos en los que han participado los Estados Unidos y Occidente, acusándolos de haber ocasionado «millones de muertes y destrucciones» y menciona el Plan Cóndor, para pretender con ello dar validez a la masacre rusa contra la población civil en Ucrania, obviamente, demostrando una mentalidad criminal, insensible como buen comunista que es. Pero, como dice el refrán: «Si vives en casa de cristal, no debería arrojar piedras al vecino». Veremos más adelante que el pensamiento de Miguel Espaillat no solo tiene el techo de cristal, sino la casa entera y que, por consiguiente, él carece de calidad moral y política para enjuiciar estos hechos, debido a su afinidad con regímenes genocidas y de actos barbáricos.

El Plan Cóndor y la Tercera ley de Newton

Issac Newton Ayscough, un físico, teólogo, matemático, alquimista e inventor de nacionalidad inglesa, considerado por muchos el genio más grande que ha tenido la humanidad, desarrolló una teoría física conocida como «la Tercera ley de Newton» o lo que es lo mismo: «Ley de acción y reacción» la cual establece lo siguiente: «Si un cuerpo actúa sobre otro con fuerza (acción), este reacciona contra aquel con otra fuerza de igual valor y dirección, pero en sentido contrario (reacción)».

En consecuencia y tomando en consideración lo establecido en la ley de Newton, pero en el campo de la política, era obvio que, antes las continuas incursiones y ataques de guerrilleros marxistas que era lo cotidiano en la década de los años 60-70 a que fueron sometidos los gobiernos en Centro América y el Cono Sur, por las guerrillas apoyadas y financiadas por Fidel Castro Ruz, era imposible que ellos se quedaran impávidos, de brazos cruzados y los recibieran con ramos de flores y una botella de vino para celebrar sus incursiones y ataques con la finalidad de derribar los gobiernos en la región citada.

En consecuencia y basados en el principio de Newton, estos gobiernos respondieron a una acción con una reacción forjando el Plan Cóndor. Pero, de acuerdo al criterio acomodaticio de los marxista como Miguel Espaillat Grullón, lo idóneo hubiera sido que los gobiernos atacados no hicieran nada al respecto para que los izquierdistas asumieran el poder de forma placentera. !Tal criterio es digno de una antología de la política surrealista!

Balance de muertes por guerras Estados Unidos/Occidente

Como ya conocemos, los marxistas, como Miguel Espaillat Grullón, tienen la tendencia de culpar de todos los males habidos y por haber a los Estados Unidos, de acusarlos de ser los únicos invasores y que cometen los genocidios más repudiables. Obviamente, sin mirar hacia el lado de los regímenes y dictaduras izquierdistas, de sus simpatías y afinidad política. Para estos arribistas, este tipo de dictaduras nunca hacen nada, ni son culpables, ni tampoco han cometido invasiones, genocidios, masacres, etc. Pensar así, es un ejemplo elocuente de la conocida Ley de Campoamor: «Todo se ve según el cristal con que se mira».

Pero, vamos a complacer a Miguel Espaillat Grullón tomando sus señalamientos en el párrafo 22 de los conflictos en que ha participado Estados Unidos/Occidente y de los muertos que los mismos han originado, en donde acusa a la Unión Americana totalmente de ellos. Luego, haremos algunas comparaciones muy interesantes, a fin de que los lectores saquen sus conclusiones y determinen quiénes han cometido más actos execrables a lo largo de la historia y cargan en sus hombros con más muertes: si los Estados Unidos o los regímenes socialistas que tanto él defiende y valora. Veamos…

  1. a) En la guerra de Vietnam murieron cerca de unos 3 millones de personas; b) En Hiroshima y Nagasaki por las bombas atómicas fallecieron unas 246 mil; c) en la guerra de Irak expiraron 400 mil seres humanos; d) En la guerra en Afganistán sucumbieron unas 200 mil; e) en el conflicto de Yugoslavia se calcula unos 5 mil muertos; f) en la crisis de Yemén (Estados Unidos no intervino, pero se le acusa) palmaron unas 377 mil personas y g) en la crisis en Libia fenecieron unos 5 mil ciudadanos entre militares y civiles. Si sumamos todos esas víctimas por causas directas e indirectas, tendremos una cifra de 4 millones 233 mil víctimas mortales de todos estos conflictos a que hace referencia el Pinocho del Bronx. Hay que hacer notar, que la intervención en Libia fue mediante la Resolución 1973/2011 del Consejo de Seguridad de la ONU y no solo una decisión unilateral de los Estados Unidos.

Balance de asesinados en las dictaduras socialistas

Los marxistas como Miguel Espaillat Grullón, adolecen de un problema sicológico conocido como «proyección», a la hora de juzgar y analizar los hechos políticos. Se define la proyección como el mecanismo de defensa por el que el sujeto atribuye a otras personas las propias virtudes o defectos, incluso sus carencias. Para ser honesto, es un comportamiento clásico en ellos y una muestra palpable son las acusaciones y argumentos que sostiene en el artículo referido que ha motivado mi respuesta. Conforme a ello, vamos a demostrar, de acuerdo a los datos históricos, qué sistema político ha sido más sangriento y ha ocasionado más muertes a lo largo de la historia. Veamos…

Hace unos 25 años (1997),  salió a la luz pública: «El libro negro del comunismo: crímenes, terror y represión» escrito por varios catedráticos universitarios e investigadores europeos, siendo editado por el historiador francés Stéphanes Courtois, director del Centro Nacional para la Investigación Científica en Francia, el cual se convirtió en un best seller, traducido a varios idiomas y del que se han vendido millones de volúmenes, para convertirse de paso, en la obra más influyente sobre el comunismo en el siglo XX.

En el desarrollo del mismo, se hace un análisis minucioso, estadístico y científico, de cómo en las dictaduras comunistas se puso en marcha, desde sus inicios (1917),  una represión sistemática de usar el terror y el hambre como forma de gobierno, desembocando obviamente ello en una matanza sin parangón es la historia política de la humanidad. Sería prolijo enumerar una por una las mismas, por lo cual, me voy a limitar a exponer a los amables lectores, algunos de los genocidios más destacados cometidos en los regímenes comunistas que, indefectiblemente, causan estupor, indignación y vergüenza ajena. Veamos:

1.- a) Mao Tse Tung, líder comunista y fundador de la República Popular de China, encabeza la lista de los mayores genocidas conocidos en la historia. Su régimen se caracterizó por ser violador de los derechos humanos y causó la muerte por fusilamientos, trabajos forzados y hambruna a 60 millones de sus conciudadanos.

2.- b) Joseph Vissarionovich Stalin, máximo exponente de la ideología marxista-leninista, gobernó a la Unión Soviética durante 31 años y su régimen se caracterizó por ser cruel, sanguinario y fue considerado un líder con una mente retorcida, criminal y su maldad fue comparada con la de Adolfo Hitler Polz. Forjó los campos de concentración y trabajos forzados «Gulag», ideó en su gobierno la «Gran Purga» y fue el autor de lo que se conoce en la historia como el «Holodomor», donde sustrajo la cosecha de los agricultores de Ucrania y le prohibió comer de ella causando una hambruna. Se calcula que en su gobierno murieron por estas causas unos 22 millones de seres humanos.

3.- c) Saloth Sar (Pol Pot) Fue un dictador comunista de Camboya y líder de los temibles Jemeres Rojos y el ideólogo de un estado de corte maoísta y está registrado en la historia como el causante de lo que fue el «genocidio camboyano». Fue tan represivo y criminal, que sus acciones provocaron la muerte de unos 1.7 millones de camboyanos.

4.- d) Kim II Sung. Dictador norcoreano y el patriarca de una familia que se consideran dioses terrenales y dueños absolutos de la nación. Fue un sanguinario gobernante cuyo régimen, al igual que los anteriores, gobernó con manos férreas y sin respeto alguno a la integridad de sus ciudadanos. Durante su dictadura asesinó a 1.6 millones de sus gobernados. Tanto su hijo como su nieto han seguido su línea despótica.

5.- e) Mengistu Haile Mariam. Fue otro dictador comunista que ejerció su poder de manera cruel y absolutista, como estilan los marxistas, cuando gobernó a la República Popular Democrática de Etiopía (1987-91). Durante ese período, ejerció el poder con mano férrea y al igual que Stalin, hizo una purga en su mandato a la cual llamó «Terror Rojo». En su dictadura fueron asesinados 1,5 millones de ciudadanos de esa nación.

Como podrán haber notado los amables lectores, tan solo estos cuatro «ejemplares gobernantes» marxistas , han masacrado en sus gobiernos, aproximadamente, a 86 millones de seres humanos. Faltarían unos 14 millones más, para completar la cifra arriba indicada en el libro citado, que están repartidas entre los gobiernos totalitarios que han existido y existen en Europa, Asia, África y América Latina, (Cuba, Nicaragua, Venezuela) sin contar los millones que han fallecido por el virus del covid-19 originado en la China Popular.

Entonces me pregunto: ¿Qué calidad moral y política puede tener el oportunista y sádico marxista Miguel Espaillat Grullón, para señalar a los Estados Unidos y Occidente como causantes de crímenes de lesa humanidad en el mundo, cuando él es un admirador y apologista de esta filosofía política y de estos dictadores que han asesinado a millones de seres human

RELATED ARTICLES

Deja un comentario

Most Popular

Recent Comments