viernes, julio 1, 2022
InicioOpinionUn ministro de medio ambiente en sintonía con Orlando 

Un ministro de medio ambiente en sintonía con Orlando 

Por PATRICIA BAEZ MARTINEZ  

Siendo el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales uno de los de más reciente creación en nuestro país, paradójicamente es uno de los más afectados por la corrupción sistémica. Esto en parte porque existe la idiosincrasia de que lo público (dentro de éste el medio ambiente) es de todos y cada quien puedo tomar su tajada o el pastel completo, y porque los dueños de tierras, por el derecho de propiedad, creen pueden hacer cuanto les plazca en sus predios, desconociendo las prerrogativas que la Ley 64-00 le da al ministerio y a sus funcionarios en la protección de los recursos naturales.

La corrupción instaurada allí durante las administraciones ininterrumpidas del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) fueron el caldo de cultivo de la situación dada entre el ministro Orlando Jorge Mera y su supuesto amigo Miguel Cruz. Y son muchos los perremeístas y colaboradores que llegaron al Poder con la idea de montarse en la ola de corrupción ya creada por ese PLD que tanto criticó en campaña. A muchos de ellos les ha ido bien, pero el Ministerio de Medio Ambiente, con Orlando Jorge Mera a la cabeza, fue la excepción.

Algunos colaboradores políticos no hallaron grietas por las cuales dejar pasar sus proyectos nocivos al medio ambiente y corruptos, por lo que se retiraron del lado del ministro a tiempo y hasta de forma elegante, pero el asesino del ministro no, él persistió en la idea de que había que retribuirle su trabajo político con el otorgamiento de permisos a personas y grupos que él representaba, porque el ayudar a conseguir un permiso medioambiental es ya una profesión muy bien remunerada en el país sin importar el grado académico del gestor de permisos.

Orlando Jorge Mera quería hacer una gestión diáfana y justa, y se rodeó de personas que perseguían al igual que él, ese objetivo.

Trabajaban los siete días de la semana, desde el amanecer hasta las diez de la noche, muchas veces. Al final del día, él sostenía una reunión con algunos de sus funcionarios y su equipo cercano para trazar la ruta a seguir en los siguientes días. Se dedicó por completo a la defensa del medio ambiente, pero también a organizar al país en esa materia, siendo el primer ministro que muestra esa intención.

Era de decisiones lentas, pero sopesadas y firmes luego de tomarlas con el apoyo de su equipo técnico (el inicio de nuestra relación laboral-afectiva fue así, solicitarme investigar situaciones en la provincia Peravia y rendirle informes, luego de unos días o semanas yo podía ver los resultados de esos informes).

Orlando Jorge Mera

Nunca se le escuchó dar una opinión que luego fuera descalificada por el Presidente, pues prefería tomarse su tiempo y que en la opinión pública pensara y dijera que no estaba haciendo nada, pero al final de la jornada, el resultado era el más correcto.

Nunca el medio ambiente había tenido un mejor defensor en el sector gubernamental, y quienes le llegamos a conocer y a darle seguimiento a su trabajo esperamos que el Presidente tome la mejor decisión a la hora de seleccionar al nuevo ministro o ministra de Medio Ambiente.

Los logros alcanzados por Orlando no pueden retroceder, todo en contrario, debemos seguir avanzando y tratar por todos los medios de completar su obra, y mantener su legado: honradez, paciencia y determinación.

Si no se continúa su obra, habrán triunfado los corruptos enemigos del medio ambiente, y él moriría dos veces, quizá tres, cuando los defensores de su asesino intenten manchar su nombre para librar de su destino de mazmorra a quien no merece estar entre nosotros y nosotras.

*la autora es periodista, experta en temas ambientales y directora provincial de medioambiente.

RELATED ARTICLES

Deja un comentario

Most Popular